Mastopexia La mastopexia es la cirugía estética que consiste en disminuir el volumen de las mamas en aquellas pacientes que sienten que estas son demasiado grandes.

Mastopexia o Elevación de mama

La reducción mamaria es, por otro lado, la cirugía estética que consiste en disminuir el volumen de las mamas en aquellas pacientes que sienten que estas son demasiado grandes, que interfieren en su actividad diaria, causando incluso molestias físicas, especialmente en la espalda y el cuello. La reducción mamaria o mamoplastia de reducción es un procedimiento que disminuye el peso y tamaño de las mamas, para mejorar la funcionalidad y la estética de la paciente, remodelando la mama y colocando la areola-pezón en la posición correcta.

Las cifras exactas de mastopexias realizadas en España “son difíciles de saber debido al gran sesgo que puede existir por el importante intrusismo profesional que existe en nuestra especialidad”, resalta la cirujana Claudia Liuzza. Las últimas cifras registradas por la Secpre datan de 2014 y eran las siguientes: 2.452 mujeres se realizaron mastopexia y 3.970, mastopexia más aumento; con lo cual, se hacían alrededor de 6.500 cirugías de mastopexia al año.

De hecho, la mastopexia muchas veces va asociada a un aumento del volumen con implantes mamarios (mamoplastia de aumento), ya que la mama está vacía, o a una mamoplastia de reducción en los casos de que la mama sea demasiado grande. “Así se puede realzar el escote de la mujer, en el primer caso, y conseguir un resultado más armónico y estético, en la segunda situación”, especifica Pineda.

Operación y recuperación

La duración de esta cirugía depende mucho de cada caso, pero se puede decir que entre 2 y 4 horas. La especialista en Cirugía Plástica, Reparadora Claudia Liuzza, indica que “suele ser una intervención poco dolorosa y de carácter ambulatorio (hospital de día) que permite una pronta recuperación de la paciente, con una incorporación a la vida laboral entre 5 y 7 días después. Por lo que cada vez es más demandada en nuestras consultas, llegando a suponer un 20 por ciento de éstas”.

Dependiendo del grado de caída y de flacidez del pecho, añade la experta, “el exceso cutáneo debemos solucionarlo mediante incisiones que se van disimulando con el paso del tiempo, llegando a ser poco apreciables incluso para la paciente, pese a que necesitan un proceso de cuidado sencillo durante el primer año. Sin embargo, éste no es un motivo de preocupación importante para la mujer al ver su mama más estética y rejuvenecida”.

En cuanto al posoperatorio, Placer comenta que “es muy sencillo, ya que es una cirugía que no duele. Sólo habrá que llevar un vendaje unos días y un sujetador deportivo durante un mes. Es importante no realizar movimientos bruscos con los brazos ni coger mucho peso”.

¿Los resultados de esta técnica perduran?

Pineda recuerda que su efecto es duradero en el tiempo, “si bien se aconsejan cuidados de hidratación y antigravitatorios generales similares a los que se recomiendan a cualquier mujer no intervenida, mediante aplicación de crema hidratante después de la ducha y la utilización de sujetador sin aro siempre que sea posible. A pesar de que el descenso mamario con el paso del tiempo es muy dependiente de las características de los tejidos de la mujer y del cuidado de los mismos, con la mastopexia suele mantenerse una forma más redondeada y estética”.

¿Qué riesgos tiene esta técnica?

Los riesgos en la mastopexia son pocos, siempre que sea realizada por nuestra especialista Claudia Liuzza en Cirugía Plástica, Estética y Reparadora correctamente formada.

Existen casos como, por ejemplo, en mujeres fumadoras, donde se pueden producir complicaciones. “En pacientes que fuman se ve muy alterada la microcirculación, que es la encargada de llevar la sangre a los tejidos para la cicatrización. Cuando se juntan varios factores como la gran movilización de tejidos que hay que hacer en una mastopexia para mantener vivo el complejo areola-pezón a la vez que lo movilizamos a su posición ideal, si a su vez son fumadoras pues el riesgo de necrosis de los tejidos aumenta exponencialmente”.

¿Una mujer sometida a mastopexia podrá dar de mamar?

La sensibilidad mamaria y del complejo areola-pezón se ve afectada en la primera etapa del posoperatorio, pero normalmente se recupera de forma similar a la previa en unas semanas. La capacidad de lactancia materna no se puede asegurar después de haber realizado esta intervención, siendo muy dependiente de la técnica utilizada según el grado de caída y del estado hormonal durante el puerperio.

En concreto, y según Placer, las técnicas que movilizan poco los tejidos (mastopexia periareolar y circunvertical) serían más compatibles con la lactancia posterior que las que mueven más los tejidos (mastopexia con patrón de Wise y cicatriz en T invertida).

En los casos en los que la paciente no presente un volumen mamario adecuado, se combinará la mastopexia con la colocación de implantes mamarios (mastopexia con prótesis) para el aumento de mamas (mamoplastia de aumento) que mejorarán el aspecto del escote y reducirán la cantidad de piel a extirpar. Para solucionarlo la intervención indicada es una mastopexia, que se puede realizar con el mismo volumen de la paciente, en la que simplemente se remodela y se eleva la mama. 

En principio, la cirugía de elevación de mama se enfoca en reposicionar la glándula mamaria, eliminar la piel sobrante, elevar la implantación de las mamas y, en determinados casos, colocar una prótesis mamaria para recuperar el volumen perdido, simplemente para incrementar la talla. Dependiendo del tamaño de las mamas, de su grado de caída y de flacidez, puede ser suficiente quitar un poco de piel y tejido mamario pero, si existe mucha flacidez y una glándula mamaria grande, a la vez que se extirpa piel, es mejor extirpar grasa y un poco de glándula y aportar relleno mediante una prótesis mamaria pequeña que no aumente el volumen final pero que sí permite que la mama esté mucho mejor posicionada.

La Dra. Claudia Liuzza examinará sus mamas y le comentará las variables que pueden influir en la cirugía y sus resultados, como su edad, tamaño, forma y el tipo de piel, así como si es aconsejable un implante de protesis.

La mastopexia es ideal para pacientes que que desean mejorar el aspecto de unas mamas caídas y devolverles la juventud, con mayor elevación y simetría. 

Esta intervención no se limita a corregir la posición de la mama caída, sino que también se aborda la asimetría entre ambas mamas, el volumen, el tamaño de la areola y la posición del pezón, para conseguir como resultado un escote terso, rejuvenecido y bonito, con una mama en una posición adecuada y cuya forma resulte natural y estética. 

Las incisiones dependerán de la técnica elegida y pueden variar desde una incisión circular alrededor de la areola (mastopexia periareolar), una incisión vertical desde la areola hasta el pliegue bajo la mama (mastopexia vertical), una incisión en ancla que incluye el pliegue submamario (mastopexia en T). 

La solución para las mamas caídas es la eliminación de la piel sobrante readaptando el contenido (mastopexia o elevación mamaria) y en caso de disminución de volumen se puede realizar una combinación de procedimientos practicando también una mamoplastia de aumento, mediante la cual se coloca una prótesis mamaria para brindar el volumen necesario. 

En casos de pseudoptosis, es decir unas mamas se han atrofiado después de la lacrancia y han perdido volumen dando la apariencia de una mama caída, pero sin estarlo, se pueden corregir realizando exclusivamente un aumento mamario.

antes mastopexia 1 despues mastopexia 1
antes mastopexia 2 despues mastopexia 2
Instagram will load in the frontend.
Instagram will load in the frontend.
Pregúntanos lo que quieras